Imagination
at transport & logistics

Un año más, Vasco Shipping patrocina a la Sotera

Ver más
9 de junio de 2021

Este año 2021, la empresa Vasco Shipping, perteneciente al Grupo Vasco, volverá a patrocinar al club de remo Itsasoko Ama (Virgen del Mar) de Santurtzi (fundada solo a mediados del siglo XX pero enraizada, como pueblo de pescadores que fue en su origen, en la tradición del remo) y a su trainera “Sotera”, que actualmente rema en la liga ACT (primera división del remo en banco fijo).

Hace años, cuando jugaba al rugby, nuestro club solía compartir los entrenamientos de pretemporada con los remeros de la trainera local y desde entonces tengo un cariño y admiración especial por este duro deporte minoritario. Pero esta no es la razón del patrocinio. Cuando se me presentó la ocasión de ayudar al club de remo del pueblo donde está domiciliada la empresa, la aprobé ya que además de favorecer a una entidad local en línea con nuestra política de Responsabilidad Social Corporativa, este deporte entronca con algunos de los valores que creo son más importantes en nuestro trabajo y nuestra empresa.

Las regatas de traineras son populares en nuestra tierra, pero para quienes no las conozcan, comentaré que se trata de “carreras de embarcaciones” a remo en banco fijo, de 12 metros de eslora, con un patrón que la dirige y 13 remeros divididos en dos grupos de 6 a cada banda, formando parejas y un remero a proa. Es un deporte que se practica en todo el Cantábrico desde el País Vasco hasta Galicia, y concretamente en la costa de Euskadi es prácticamente imposible encontrar un pueblo costero de tamaño medio sin su club de traineras.

Su origen puede estar en la rivalidad entre poblaciones costeras para alcanzar y arponear los primeros a las ballenas que aparecían a la vista, hecho que marcaba la propiedad de las mismas, o de la necesidad de tener embarcaciones rápidas y ágiles para cercar y capturar bancos de pescado pelágico con redes y llegar los primeros a las lonjas para obtener el mejor precio.

Las regatas se disputan en aguas de una determinada localidad y el ganador se lleva como trofeo la bandera local del ayuntamiento, de ahí el nombre de las competiciones: banderas. El campo de regatas tradicional está delimitado por balizas en sus extremos que forman cuatro calles por las que las traineras deben navegar, balizas en torno a las que las traineras deben girar 180º tres veces, completando cuatro largos que suman 3 millas náuticas (unos 5,5 Km).

Son especialmente espectaculares las regatas que se celebran en condiciones de mar adversas con olas que se deben remontar o surfear a la máxima velocidad posible. El banco fijo hace especialmente duro este deporte que no se ayuda del movimiento de flexión y extensión de las piernas para conseguir propulsión, limitándolo al movimiento del tronco superior del cuerpo y brazos. Brutal. Es un deporte que engancha.

En la actualidad, la tecnología en este deporte es una clave vital para lograr los objetivos marcados. Los materiales de construcción de las embarcaciones y de los remos son punteros, los mismos con los que se construyen piezas para aviones. Los diseños de los cascos de las traineras se realizan con programas informáticos y pasan ensayos hidrostáticos de rozamiento en canales de pruebas. La normativa relativa a pesos y diseños es estricta para que exista competencia. En las regatas, equipos técnicos realizan el seguimiento de la embarcación y de las condiciones de mar y viento desde tierra por satélite y se comunican “on line” al patrón.

Durante los más o menos 20 minutos que duran las regatas, el esfuerzo de los remeros es máximo en competencia con otras traineras rivales que comparten el mismo objetivo. La coordinación de movimientos de la tripulación debe ser total, especialmente en los giros (ciabogas) pero también durante el resto de la competición y las decisiones que el patrón toma en función de las sensaciones que la trainera le transmite en cada momento son críticas, muchas veces en condiciones desfavorables. Los remeros se colocan en las diferentes posiciones (marca, contramarca, central, espalda, proel…) en función de sus características y aptitudes por parejas para que el rendimiento del conjunto sea el óptimo. Los entrenamientos preparan a las tripulaciones para el día de la regata.

Todos estos aspectos son fácilmente trasladables al mundo empresarial y a los valores que nuestra empresa trabaja como claves del éxito: importancia de las personas y su organización interna en función de sus aptitudes, promoción de la formación, esfuerzo de todos los componentes para alcanzar una meta común, seguimiento constante de las condiciones internas de la organización y externas a la misma, tecnología para competir de la mejor manera posible y para tomar las mejores decisiones, liderazgo … todo ello sin perder la esencia de lo que nos ha traído hasta aquí.

Quien no ha oído hablar de la fábula de la regata entre un equipo de una empresa japonesa y otro de una empresa española que se utiliza habitualmente para resaltar la importancia del trabajo en equipo (japoneses formados por un jefe y 10 remeros y los españoles por un jefe, dos asesores, un consultor, 4 vigilantes, dos jefes de sección y un solo remero). Es imposible no mencionarla, pero yo me quedo con otra historia, la importancia de la toma de decisiones alineadas. El remo es un deporte de equipo en el que hay una persona que no solo guía la embarcación sino que tiene la responsabilidad de tomar decisiones, y algunas veces de equivocarse, pero todos los remeros siguen el ritmo que este marca en cada momento porque confían en sus decisiones.

Las empresas no son solo una única embarcación, sino que están formadas por varias “trainerillas o bateles” en las que hay personas que no solo pueden sino que deben tomar decisiones para evitar el colapso. Estas trainerillas deben estar alineadas con la dirección marcada para la gran trainera que es la empresa y sus patrones deben tenerlo en cuenta cuando decidan acercarse más a tierra o a la mar, pero es importante que las tomen en el sentido de dirección marcado. Los remeros no trabajan con los ojos vendados. También toman decisiones individuales dentro de su ámbito de responsabilidad, pero estarán necesariamente alineadas con las que sus patrones les piden. Lo que es vital para que todo este entramado funcione es que haya confianza, formación y comunicación. La confianza se crea promocionando la toma de decisiones y no castigando las decisiones erróneas, aunque cuesten alguna bandera, hablando abiertamente de ellas. El objetivo es ganar la liga. Este diálogo es parte imprescindible del proceso de formación y de reconocimiento del talento.

Últimamente se menciona en los medios mucho la palabra “co-gobernanza”. Creo que es perfectamente aplicable a las organizaciones y es lo que en nuestra empresa tratamos de llevar a cabo. Los tiempos en los que las empresas eran traineras con un patrón que daba ordenes y remeros que obedecían resignados han pasado a la historia, o deben hacerlo ya que las circunstancias del mercado han cambiado. Los patrones deben ser líderes, y no jefes. Y los remeros, deben ser conscientes de su responsabilidad.

Mikel Urrutia                                             

Director General VASCO Shipping